Viernes, 21 Julio 2017

D Desarrollo Humano

“Todo toma su cauce adecuado”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Fue un amanecer frío, el viento transportaba pequeñas gotas de roció, había neblina, las calles casi en silencio, apenas se escuchaba a lo lejos una de las pocas bocinas que anunciaba algo, de esas bocinas que por muchos años se han encargado de transmitir noticias o avisos de ocasión locales por unas cuantas monedas, que por décadas fueron el enlace y cómplices para expresar los sentimientos enamorados o de resentimiento a parejas con una canción, esa canción que muchas veces había que conocer previamente o adivinar porque eran reproducidas con los tocadiscos de la época o con los casetes que terminaban atorándose o rompiendo su cinta a media canción.

Fue un despertar diferente, la noche había sido pesada, el sueño no alcanzó a llegar y si los primeros rayos de luz anunciando al nuevo día, la tarea del día tenía que comenzar, no hay tiempo para remembranzas del pasado, a veces es mejor así, finalmente y realmente el pasado es eso; pasado.

Es valioso saber que hay actividades por realizar, el trabajo nunca será agobiante si se realiza con satisfacción, emprender el andar del nuevo día, dar gracias por amanecer y por un año más concluido de vida, porque a pesar de tantas cosas ocurridas, por los desaciertos cometidos, por lo lastimado del corazón, los sentimientos y el desgaste físico propio de los años, a pesar de todo ello, hay vida, renace el entusiasmo, cada experiencia por lamentable que pueda haber sido ha dejado algo valioso y rescatable que me permite despertar con alegría de saber que aún se puede aportar más.

Es verdad que por momentos me ha invadido la nostalgia, el arrepentimiento, la desilusión de actos propios y ajenos, por momentos aún duelen las heridas que algunas vez recibí, pero duelen más las que yo provoqué, ningún tiempo podrá borrarlas de mi mente y eso está bien, pues de esta manera me recordarán a cada momento que no debo volver a cometer ese posible daño, aun cuando no haya sido de manera física pues lo emocional también lastima; me recuerda que es tiempo de vivir y fomentar vida en el andar.

Afuera continuaba el día nublado, las manifestaciones de afecto, amor, cariño y respeto se suscitaban una tras otra en los diferentes medios, cada uno de estos mensajes, llamadas, escritos, fueron recibidos con júbilo, cada muestra de afecto alimenta el alma, refuerza  el trabajo de vida realizado y estimula asertivamente la conducta adquirida a través de los años, es gratamente satisfactorio darme cuenta que los resentimientos muchos de ellos tal vez injustificados quedaron atrás, que los desaciertos conductuales algunos tardíamente pero han sido erradicados, que lamentablemente algunas entrañables personas emigraron por que juntos no encontramos las mejores respuestas en su momento pero que también eso ha sido necesario para alcanzar este crecimiento mutuo, que aún a pesar del tiempo transcurrido a veces sin razón se nublan mis ojos pero al mismo tiempo sonríen de saber que todo está bien en conjunto.

Ha dejado de brisar, el sol se asoma con cautela parece querer primero constatar que todo toma su cauce adecuado, a lo lejos se escucha algarabía, el mundo parecer despertar, cierro mis ojos y aparece tu imagen, aquella imagen tuya con enorme sonrisa, aquella sonrisa que sabe sanar todo alrededor tuyo, no hay tiempo, no hay distancia, ninguna norma humana que pueda evitar esta felicidad que me provocas al saber que estás ahí, pendiente de cada pensamiento mío, de cada acto que realizo y de esto que gusto escribir y compartir con los demás, de enaltecer y rescatar cada semana alguna frase, pensamiento o actitud que pueda ser útil para compartir y generar deseos de vida al entorno; por leerme y esperar con gusto cada publicación que preparo con cariño cada vez.

No sé si sean los años, las experiencias adquiridas, los errores cometidos, las ausencias y sentimientos de soledad que en algún momento sentí que me consumían, no sé si sean las gratas personas de quienes ahora me siento acompañado, los sentimientos nobles y el amor que ahora puedo percibir (en el pasado parecía por momentos estar sin estar), no sé si sea algo de ello o todo a la vez pero doy gracias por poder despertar cada día y saber que está alguien esperando saber de mí, el sol luce en todo su esplendor, es momento de activarse una vez más de iniciar una nueva cuenta progresiva aquella que me siga llevando a ser mejor persona para cada uno de ustedes, para ti que me generas amor, para ver  en los ojos de mis seres queridos satisfacción al saber de mí y de lo que realizo y para estar en paz con Dios y conmigo mismo; ha sido un excelente día de cumpleaños.

Soy Anastasio Díaz Meléndez, promotor del potencial y desarrollo humano, nos leemos la próxima semana, si usted quiere.

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala