Viernes, 21 Julio 2017

D Desarrollo Humano

“Ser mamá no es tarea fácil”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Bienvenidos a esta sección de desarrollo humano, hace unos días fue 10 de mayo en donde se conmemora y honra de manera especial a quienes son mamás y es una verdadera fiesta y día especial en nuestro país; ¡felicidades hoy y siempre!

El ser mamá no es tarea fácil y tampoco considero sea obligatorio tener hijos, hay quienes transmiten este bello sentimiento natural en las mujeres, aún sin tener hijos, aún sin concebirlos, pero con el mismo cariño, atención y compromiso que en ocasiones quienes si procrean, entonces es ahí y a ellas el verdadero reconocimiento.

La imagen a mi parecer ya gastada y deteriorada de antaño, aquella imagen de la madre abnegada que daba la vida por sus hijos para después en diversas formas reprochárselos o castrantemente retenerlos a su lado con el pretexto de que nadie los cuidaría como ellas lo hacen , va quedando atrás, aun veo con cierta sorpresa a algunas madres que se quejan porque dicen que sus nueras no atienden a sus hijos como ellas los acostumbraron y también veo como algunos de estos hijos al menor contratiempo se refugian en sus madres para decirles lo incomprendidos que se sienten por sus parejas o sus propios hijos y es ahí donde viene a mi mente la imagen que el cine y la tv ha vendido a nuestro país por mucho tiempo, aquel pedro infante altanero, borracho, mujeriego y tomador que con todo mundo es imparable, que hace lucir su valentía y egos pero que ante su madre se agacha y ambos crean su mini mundo de complicidad…

Las mamás, de manera personal considero son por naturaleza respetables pues ellas nos engendran en su vientre, nos cobijan y es a ellas con quienes recurrimos desde el primer instante de vida (pues ellas hacen posible la vida), es magnífico ver a mujeres esperando el nacimiento de sus hijos, con la felicidad en su rostro, con la certeza de saber lo que quieren y el compromiso que ello representa, verlas trabajar día a día sin esperar que alguien externo les “resuelva” las circunstancias, que son capaces de dividirse en mil pedacitos para cumplir con todas las tareas que la vida les encomienda, que pueden tener mucho trabajo en el campo, la oficina, el taller, en buscar mejores alternativas de vida a cada momento y que aun así esperan y crean con gusto el momento del día para reunirse con sus hijos, escucharlos, guiarlos y enseñarles también a ser independientes.

Hermosas mujeres que en muchos casos con un poco de recurso económico, un poco de agua, sal y esencias elaboran con mucho cariño aquello que alimentará a su familia y que ellas muy bien hacen rendir, es respetable aquellas mujeres que se organizan sin descuidar un detalle de todo lo que es importante para formar seres humanos de bien, que nos dan cobijo pero también sancionan con carácter, que nos comprenden pero también confrontan y nos enseñan a afrontar la realidad, que no se escudan en evadir compromisos, que no temen verse mal ante nosotros para corregirnos siempre que sea necesario, que con la misma dulzura, amor, cariño con que nos amamantaron con esa misma seguridad nos hacen ver nuestros errores y responsabilizarnos de ellos; a ustedes respeto constante.

A aquellas mamás, que, por alguna razón distante a sus deseos, tuvieron que irse, dejar a sus hijos en otro lugar, que un día así nada más sin saberlo ni ellas mismas tuvieron que partir y en ese andar lastiman su alma, su vida, su ser porque a pesar suyo no pueden estar con sus hijos, a ustedes: respeto, bendiciones y fortaleza.

A ti que eres amiga y tengo la dicha de conocerte y saber de tu o tus hijos; felicidades lo estás haciendo muy bien.

A ti que te vi esperar a mis hijas con mucho amor, que te vi alimentarlas y cuidar de ellas haciendo un excelente trabajo y preparándolas para ser las grandes mujeres que ahora con cariño cuidan y educan a sus propios hijos; a ti respeto total.

A usted que, de manera especial, aquella manera que costó un poco entender a tiempo y que ahora veo reflejada en mucho de lo productivo que soy, a usted que, con carácter, fortaleza, persistencia, con aquella característica suya muy particular, a usted mamá, a usted “señito” como me gusta decirte y aceptas, a usted: amor, respeto y compromiso de vida constante; gracias por ser mi madre.

Decía entonces, “ser mamá, no es tarea fácil”; amor, salud y bendiciones a todas las mujeres que ejercer la importante profesión de ser mamá.

Soy Anastasio Díaz Meléndez ; hasta pronto.

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala