Sábado, 16 Febrero 2019

D Desarrollo Humano

Ausencias físicas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

“Las sombras de la noche ocultaban en gran parte los rostros del grupo de personas reunidas en aquel lugar, sus rostros mostraban en algunos de ellos consternación, morbo, había miedo y confusión era una noche fría apenas se escuchaban algunos murmullos y el silencio aquel que ensordece a los sentidos ese silencio pesado y triste era lo que más se percibía, alguien había partido a otro momento aquel que se dice ser la inmortalidad, era algo extraño, no recuerdo saberlo tan presente como en ese momento que ya no lo estaba, así de paradójico, justo cuando ya no estaba; estuvo presente ante familiares y desconocidos cerca de él…”

Amables lectores en diferentes publicaciones de esta sección, nos hemos referido a resaltar y sugerir darnos el tiempo y cuenta de lo maravilloso que es la vida, lo importante de la presencia de cada ser en este mundo y más aún lo vital de todo cuanto cada ser pueda aportar para que el cosmos (como lo hemos enfatizado en muchos momentos), pueda ser; pueda ser verdad el milagro de la vida y la concordancia con la búsqueda y encuentro de la realización plena individual y social.

El fin de semana por diversas razones vinieron a mi mente situaciones que me recordaron lo importante de valorar, respetar y honrar la vida propia y de los demás, con humildad y respeto a quienes han perdido a algún familiar o ser querido a quienes enfrentan ausencias físicas por las razones que sean o bien a quienes se encuentren en duelo en este momento y sabiendo que cada persona tiene su propio ritmo o tiempo para comprender, superar o dar continuidad a su vida aún tras las adversidades; le deseo sea la fuente creadora de vida la luz que guié sus sentimientos y otorgue paz a su ser interior para encontrar pronta recuperación y sanación en su vida cotidiana.

Lo anterior como introducción ( y de verdad con respeto constante), para dar paso al tema de revalorización de la vida, es verdad que como humanos tenemos diversidad de necesidades en donde por razones comunes y la misma cultura social en gran parte van enfocadas las actividades en cubrir necesidades materiales aquellas que requieren de ingresos y egresos económicos, es verdad que para adquirir alimentos, medicamentos y algunos satisfactores humanos comunes se requiere dinero, sin embargo en ese diario ajetreo, en ese diario andar a veces precipitado, a veces con demasiada presión aquella que genera desvelos, aquellas presiones que alteran los sentidos, la actitud, la respuesta y convivencia humana tanto que en algunos casos se presenta hasta con características esquizoides por tanta congoja, por ser de manera constante las preocupaciones a tal nivel que el sueño abandona nuestro ser, no así el cansancio, en donde el apetito se ausenta y en muchos caos parece que se vive en dimensiones alternas porque ésta, la que nos corresponde, llega a parecer no satisfacer lo que se desea o parece no dar las alternativas suficientes para continuar en armonía

No es el objetivo llevar el pensamiento o la actitud humana a momentos de nostalgia o pesadez mayor pues cada quien estoy seguro sabe y conoce sus propias necesidades, reacciones y metas por cumplir, en realidad es solo una pequeña mención que deseo nos permita(incluyéndome también),reconocer que es verdad la existencia de necesidades humanas totalmente terrenales por cumplir, pero al mismo tiempo reforzar el criterio aquel que viene siendo nuestra prioridad en esta sección, reconocer, aceptar y encontrar las formas aquellas que estoy seguro usted bien conoce para llegar a la plenitud de su realización humana, de recordar lo breve que a veces resulta el andar en esta vida y que si bien es cierto la gran mayoría de las veces se espera con alegría el nacer, se vive  a veces tan rápido que no nos percatamos u olvidamos que en un instante se puede perder el existir y entonces todo cuanto se haya podido lograr no será suficiente para recuperar aquel tiempo que por perdernos en lo terrenal, en lo material aquello que ciertamente es importante pero que a veces absorbe toda nuestra atención restándole tiempo de convivencia, de pláticas y de afecto a nuestros seres queridos, ese tiempo será irrecuperable

“Las mejores viandas han sido servidas, esperan ansiosas a los comensales, no se trata de pavos al horno, ni de barbacoas humeantes, esta vez son apenas algunas sopas sencillas con tortillas calientes y un poco de té aromatizado con algunas hojas del árbol del jardín como en los tiempos de los abuelos aquellos ayeres a veces olvidados, ¿Cuál es lo especial entonces?, que esta vez no se habla de política, ni de religiones, tampoco de los problemas sociales que a diario nos preocupan a todos y no se habla de ello por evadir realidades, no, no es por ello, es porque hoy, esta vez, nos podemos mirar otra vez a los ojos como tal vez lo habíamos olvidado, reconocernos mutuamente, reflejarnos en nuestras miradas, sonreír, escuchar nuestro nombre en aquellas personas que nos aman y decir el nombre de quien amamos ; vivir si vivir nuevamente de verdad”

Este es el mejor día para dar gracias a la vida de permitirnos estar en ella y vivirla; ¡gracias por estar!

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala