Martes, 23 Julio 2019

D Desarrollo Humano

Ríe hoy

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Yacía débil en su lecho, un ambiente de soledad, dolor, tristeza se podía percibir en aquella habitación, podía percibirse el acecho de la muerte cerca.

Estaba sola no tenía idea de a quién acudir, sentía culpa, dolor, soledad, angustia, miedo mucho miedo y sin embargo era aquella actitud misma que le acompaño la mayor parte de su vida la que aun en este momento predominaba en ella, aquella actitud de orgullo, soberbia y vanidad que en muchos momentos dijo comprender, pero poco o nada se permitió hacer al respecto.

Y fueron esas acciones justamente, esas posturas ante la vida aquellas que en cada momento supo o encontró maneras para justificarlas, esas actitudes que fueron carcomiendo su alma, su ser, su salud las que le llevaron a este momento en donde ahora se encontraba postrada en su lecho a punto de partir y sin embargo parecía querer conservar hasta el último instante aquellos problemas de carácter con los que algunas veces paso por su mente erradicar y que el tiempo al parecer no le fue suficiente

Es verdad que en algunas etapas de su vida enfrento situaciones difíciles, vejaciones, abusos, es verdad que su cuerpo y sentimientos en momentos fueron violados o abusados por personas que como ella en ese entonces, solo buscaban diversión, compañía breve y relaciones carentes de compromisos, justamente esos momentos fueron el resto de su vida la principal razón para reforzar aquellos egos latentes en su ser desde temprana edad, aquellas reacciones de estar a la defensiva aun cuando no había causas necesarias y más aun a dejar parte de su vida en busca del reconocimiento que sabía muy bien solo ella misma podía darse a través del autorrespeto, aceptación propia y amor así misma y no por que no fuera posible recibirlo de fuera, más bien porque  enfrascada en su precipitada y extenuante búsqueda puso frente a ella la mayoría de las veces su inseguridad, celos, deseos de posesión aun sabiendo que mucho de ello era lo que ella misma no podía dar pues su alma estaba enfermando y a su ser lo consumían aquellas conductas de carácter poco revisadas por sí misma y comprendidas equivocadamente.

Ahora se encontraba ahí en aquel lugar que construyo con su actitud, con la soledad que propicio con su hostigamiento, con la enfermedad a cuestas y solamente volteando al techo en busca de una respuesta confortable.

Llegaron a su mente destellos de recuerdos amables, momentos de felicidad que parecía haber olvidado formando una breve, pero satisfactoria sonrisa en aquel rostro que hasta en ese momento lucia hermosos aquel rostro y cuerpo que solo ella no había valorado del todo y al que olvidó por momentos respetar pues es su gran templo para honrar, sonrió y eso fue suficiente para saber que el milagro estaba sucediendo aun cuando haya sido un poco tarde...”

Amables lectores como cada semana estamos en esta sección compartiendo criterios que deseo sean de verdad útiles y fructíferos en su vida, las vacaciones escolares y días de asueto para la mayoría de personas están en su apogeo, es importante tomarse unos minutos para hacer reflexión, meditación y revisión de nuestras acciones, de la conducta que presentamos ante la sociedad y ante uno mismo, sin entrar tanto en detalle menciono solamente la importancia de otorgarnos un instante al dia para saber cómo vamos en nuestro diario andar y en base a ello tomar decisiones que nos ayuden a continuar viviendo y fomentando deseos de vivir a quienes están cerca de nosotros.

Muchas veces y lo he mencionado en repetidas ocasiones algunas personas analizan todo y su vida se va en análisis constantes inclusive lo expresan así “todo lo que hago lo analizo y pongo atención”, recordemos que mucho análisis en el mayor de los casos solo genera mayor confusión sugiero la acción de la reflexión, la revisión de conductas y acciones y por su puesto el “darnos cuenta”, el estar en el presente constante y así de manera natural viviremos con respeto mutuo, lealtad, honestidad y otros valores y sentimientos humanos que llevaran a nuestro ser al éxito constante.

La vida es un instante y a veces considero no hay tiempo para perderlo en divagar y analizar tantas cosas es momento de actuar, de reaccionar asertivamente y dar paso a la realización plena del ser, del desarrollo de potencialidades y desarrollo humano aquel que estoy seguro usted puede compartir con nosotros, con sus seres queridos y con usted mismo generándose a diario la felicidad requerida para plasmar en su rostro aquella sonrisa que sana y alegra la vida de quienes podamos verle.

Excelente dia tenga usted y pueda compartirlo en familia, bendiciones y hasta la próxima semana, soy Anastasio Díaz Meléndez y es un placer estar en contacto con usted; ¡hasta pronto! 

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala