Jueves, 17 Enero 2019

E El baúl del recuerdo

Breve descripción del frente de la parroquia de Santa Inés

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hoy el Baúl de los Recuerdos se abre para comentar que el edifico arquitectónico más representativo de Zacatelco es el templo construido en honor a la Patrona del pueblo, la Virgen y Mártir Santa Inés a finales del siglo XVII. Afortunadamente este edificio, ha sido objeto de varios estudios que se refieren a la belleza arquitectónica que posee.

Recordemos que la parroquia fue construida en honor a la Virgen y Mártir, una joven cristiana que a los 13 años fue decapitada en el siglo IV por no aceptar matrimonio, pues había ofrecido su virginidad a Jesús. Lo que a primera vista destaca de este templo son sus imponentes torres y un bello reloj monumental. Cabe mencionar que estos elementos fueron incorporados a la construcción original de manera posterior. Se trata –a la izquierda- de una torre con dos cuerpos; mientras que en el lado derecho se erige un campanario de una sola pared. En lo referente a la torre, podemos apuntar que, en su primer cuerpo, se remata con un frontis semi- circular estilo dórico; mientras que el segundo es un elemento de la misma especie, pero rematado en triangulo, siendo el orden de su entablamento, estilo jónico. Ambos elementos por sus características se pueden considerar del siglo XIX.

El templo de Santa Inés comenzó a construirse en el año de 1690, esta fecha se logra establecer considerando la inscripción que se encuentra en una placa de piedra- colocada del lado izquierdo-, con un marco oval que nace de las fauces de un mascaroncito en donde se logra apreciar el año de 1690 como el inicio de construcción de esta iglesia. Como fecha de conclusión del templo se puede considerar la inscripción que se encuentra en la columna izquierda del primer cuerpo en donde dice Juan Armenta 1799, quien fue el constructor, pues quien costeo la obra fue el Cacique Esteban Díaz de Guzmán, quien para 1799 ya había fallecido. Por su parte, Claude Morin (1973, p.12) coincide en que el templo comenzó a construirse a finales del siglo XVII y con una dimensión de 26 metros de largo por 11 de ancho y 17 de alto. En relación a la portada debemos comentar que a lo lejos aparenta cierta austeridad trabajada sobre cantera gris.

Conviene comentar que de acuerdo a la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos (CNMH) el patrón de la estructura de la portada es típico del siglo XVII, con dos cuerpos y su remate. La puerta de acceso está cercada por columnas, destacando el arco de medio punto con doble arquivuelta; estas columnas -al igual que las jambas- se cubren de relieves tallados con formas de rombos apaisados y flores dentro de ellos.

Uno de los detalles más bellos de esta portada es la piedra clave del arco, en este sentido el texto de la CNMH comenta que en esta piedra se representa al Arcángel San Miguel que sostiene un estandarte y una palma. De manera general se menciona que la talla ornamental cubre todos los cuerpos mediante formas vegetales con ritmos geométricos y figuras de angelillos que sobresalen entre los follajes que cubren los fustes. Figurillas verdaderamente deliciosas en la candidez de su expresión.

Por su parte George (1979, pp. 192-194) subraya de manera muy especial la escultura del Fundador de la Orden Franciscana, San Francisco de Asís, colocada en el primer cuerpo del lado derecho. Se reconoce por los atributos que posee. En la mano derecha lleva un crucifijo y en la izquierda un cráneo. En la figura se asoman los dedos del pie derecho y el cordón del sayo llega hasta el suelo. Por otra parte, y del lado izquierdo se encuentra la figura de Santo Domingo revestido con una cruz estandarte; también se logra observar el escudo de flor de lis, símbolo de la orden de los Dominicos. En el segundo cuerpo, del lado derecho destaca un escudo con el monograma latino de Jesucristo y del lado izquierdo otro con el de María. De este segundo cuerpo, los textos de la CNMH resaltan los elementos que lo componen pues están totalmente cubiertos con relieves tallados. Esta ornamentación –se asegura- de follajerías y diseños geométricos se complementa con varias piezas de piedra blanca de villanías, que son: las cuatro esculturas que se encuentran en los nichos de las entrecalles, las figuras de angelitos en las enjutas, la clave del arco de la entrada, la sección triangular que resalta sobre el basamento del segundo cuerpo, la clave del dintel de la ventana del coro y en el remate la imagen de la virgen dentro del nicho y los dos remates en forma de ánfora.

Sobre el reloj monumental del templo de Santa Inés, podemos mencionar que este fue añadido recientemente. No hay precisión del año es que se construyó, la única fecha incuestionable es la de 1938, cuando de acuerdo a un informe del entonces Presidente Municipal de Zacatelco, Juan B. Juárez (1938, p.14), se reporta que este reloj se había puesto en marcha después de una descompostura que había sufrido.

Bibliografía: Revista Saber Ver; 1998, Estudio del arte barroco tlaxcalteca.

Historia del arte; German George.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala