Jueves, 25 Abril 2019

E El baúl del recuerdo

El origen de la catrina

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Hoy el Baúl de los recuerdos se abre para comentar que,  especialmente este año, se ha impulsado la figura de la Catrina como unos de los elementos representativos de la muerte, durante las fiestas mexicanas en que se celebra a los muertos. Por este motivo, es importante saber cuál es el origen de este personaje, qué significa, a quien representa, quien lo creó y cómo surgió.

Al respecto, les comento que la historia de la Catrina comienza durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz. En estos periodos, se empezaron a popularizar textos escritos por gente de la clase media que criticaban tanto la situación general del país como la de las clases privilegiadas. Los escritos, redactados de manera burlona y acompañados de dibujos de cráneos y esqueletos empezaron a reproducirse en los periódicos llamados de combate. Por lo regular estos escritos iban acompañados de dibujos de calaveras vestidas con ropas de gala, bebiendo pulque, montadas a caballo, en fiestas de alta sociedad o en un barrio popular. La finalidad era retratar la miseria, los errores políticos y la hipocresía de la sociedad. Tal parece que la historia se repite o siempre ha estado ahí.

Seguramente, alguna ocasión cuando usted anduvo vestido con sus mejores galas, no faltó quien le dijera, un  tanto en broma y un tanto en serio “pareces catrín”. La palabra catrín definía a un hombre elegante y bien vestido, generalmente acompañado de una dama con las mismas características; este estilo fue una imagen clásica de la aristocracia mexicana de finales del siglo XIX y principios del XX. Es por ello, que al darle una vestimenta de este tipo, el muralista Diego Rivera convirtió en su obra  a la “Calavera Garbancera”  diseñada en Aguascalientes en “La catrina”.

 En la época del porfiriato, estos personajes  de la cultura  mexicana se paseaban por las calles del Centro histórico de la Ciudad de México, y por muchas partes del país,  vestidos con un traje a rayas, su bastón y su bombín. 

La versión original de la Catrina es un grabado en metal creado por el caricaturista José Guadalupe Posada, el nombre original fue “Calavera Garbancera”. Resulta que “Garbancera” es la palabra con la que se conocía entonces  a las personas que vendían  garbanza –que es una especie de garbanzo de mejor calidad que el corriente- y que teniendo sangre indígena llámense mestizos, criollos o mulatos, pretendían sentirse europeos, ya fueran españoles o franceses y renegaban de su propia raza, herencia y cultura y muchas ocasiones hasta menospreciaban a sus semejantes a causa de su color, como dicen los letrados se sentían de “sangre azul” y renegaban de su propia raza, herencia y cultura. Sin lugar a dudas todavía quedan algunos elementos  de esta especie, proliferando por nuestro país, lo más probable es que usted conozca a más de uno.

Cuando José Guadalupe Posada creó a la Catrina la puso desnuda, fue el muralista Diego Rivera quien la dibujó por primera vez vestida con su estola de plumas, en su mural “Sueno de una tarde dominical en la Alameda Central” donde la calavera aparece como la acompañante de su creador José Guadalupe Posada, al lado de una versión infantil de Diego Rivera acompañados de Frida Khalo. El mural fue pintado al fresco en 1947, mide 4.7 X 15.6 mts. Originalmente fue realizado por Rivera para un hotel muy importante del Centro Histórico de la Ciudad de México, cuyo nombre era Hotel del Prado y que fue destruido durante los sismos de 1985, actualmente está ubicado en el Museo Mural Diego Rivera, creado específicamente para salvaguardar el mural que ha sido considerado uno de los más conocidos visualmente de la fructífera etapa del muralismo mexicano. También fue el muralista quien la llamó “Catrina”. Nombre con el que se popularizó posteriormente, convirtiéndose así en un personaje personal mexicano.

En la ciudad de Aguascalientes a la Catrina se le tiene como una imagen popular y cultural, al grado que se le ha colocado un monumento a la entrada principal de la ciudad, y además, junto con “el cerro del muerto” es la anfitriona y figura principal en la feria de las calaveras celebrada anualmente con motivo de la celebración del día de muertos. 

Sin embargo, al paso del tiempo las artes plásticas han modificado la perspectiva tradicional de la Catrina, se dibuja o esculpe una nueva modelación de esta. Se utilizan diversos materiales y se crean parodias de personajes que van la mayoría de las veces con el folclore mexicano, de acuerdo a la visión de los artistas. Así en la celebración de los muertos se mezcla la cultura, el arte, la tradición, la música y todo ello nos genera identidad.

En Zacatelco la imagen de la Catrina se ha impulsado de forma importante en este año 2018, si observamos con detenimiento se buscó la manera de evitar el Halloween, para dar lugar a las tradiciones mexicanas.

La fotografía se muestra el mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” a la izquierda de La Catrina, Diego Rivera (niño), atrás Frida Khalo y a la derecha José Guadalupe Posada.

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala