Domingo, 13 Junio 2021

El Programa de Pensiones para Adultos Mayores. Un nuevo reto para las finanzas públicas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 Información: José Andrés Pérez

 

La pensión para Adultos Mayores no es un tema nuevo en el tintero de los programas sociales de México. A lo largo de las administraciones de Vicente Fox, hasta la actual, que encabeza Andrés Manuel López Obrador, este apoyo ha existido, con diferentes nombres, montos otorgados a los beneficiados, procedimiento de entrega y edad mínima de quienes la reciben. 

En Guelatao Oaxaca, con motivo de la celebración del natalicio de Benito Juárez, y a escasos dos meses de las elecciones intermedias del país, el Presiente López Obrador anunció, las nuevas reglas de su programa social “Pensión Universal para Adultos Mayores”. 

El análisis de este “nuevo” apoyo, muestra dos aristas importantes. La primera es de carácter social, la cual no tiene discusión y es aplaudible, pues beneficia a un mayor número de mexicanos, que, debido a su edad, ya no tienen posibilidades de participar en la vida productiva nacional. La segunda es de tipo macroeconómico y merece especial atención. 

Desde esta perspectiva, los especialistas en el tema, opinan que esta pensión en el corto plazo, pone en riesgo las finanzas públicas del país, debido a dos factores directamente correlacionados: El primero se refiere al incremento anual que sufrirán estos apoyos en el presente año y hasta que termine la actual administración federal. A partir de julio del presente, la pensión se incrementará 15%; en los años subsiguientes y hasta 2024, crecerán en un 20% anual más la inflación.

El segundo factor se refiere a la disminución de la edad de los adultos mayores que podrán acceder al programa, la cual se redujo de 68 a 65. Esta medida permitirá que aproximadamente en lo que resta del sexenio, 10.9 millones de personas nuevas ingresarán al programa. 

Gracias al proceso de envejecimiento demográfico, -de seguir el programa como lo ha planteado el Presidente López, en el 2030, los adultos mayores de 65 años y más, serán 15 millones y en el año 2050, de 31 millones, por lo que el país necesitará de 316 mil mdp (0.77% del PIB) y de 1.2 billones de pesos (1.09 del PIB) respectivamente. Especialistas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), estiman que este 2021 se gastará 5% del Producto Interno Bruto (PIB) para financiar el sistema integral de pensiones en el país y para el 2024 la cifra ascenderá a 6.5 por ciento, lo cual representará una presión para las finanzas, porque es un desembolso adicional al fuerte gasto que hace el gobierno en pensiones.

Estas cifras son alarmantes, pues si el gobierno federal no busca estrategias “viables” para atender este incremento en las pensiones, en el corto plazo las finanzas públicas se pueden colapsar, y el sistema fiscal mexicano sufrirá daños serios que comprometerán el desarrollo sostenible del país, gracias al cual, México se ha posicionado como una de las 20 economías más poderosas del mundo.  

El Ejecutivo Federal ha dicho que el desembolso de este programa será financiado con los “ahorros del país”. Sin embargo, no ha especificado el origen de éstos, mucho menos el monto, lo cual nos invita como ciudadanos a pensar que el Presidente, incumplirá lo prometido desde el inicio de su gestión: no contratar nueva deuda, no crear nuevos impuestos, no al gasolinazo y no reducir el presupuesto a otras actividades prioritarias del país, como es la salud, la educación, la agricultura y la investigación, entre otros sectores estratégicos     

 

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala