Viernes, 30 Septiembre 2022

O Opinión

La comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, “CELAC” y la propuesta mexicana de una integración económica para América

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por: José Andrés Pérez

A diferencia de la Organización de Estados Americanos OEA, que incluye en su membresía a los Estados Unidos y a Canadá, la constitución de la CELAC solamente está firmada por los 33 países latinoamericanos y caribeños, que representan a 600 millones de habitantes de esta región del mundo.

Esta Comunidad se fundó en el año 2010 a propuesta de México, sin embargo, fue en el año 2011 cuando formalmente se convirtió en un organismo intergubernamental de diálogo y concertación política entre sus socios, teniendo como objetivos principales, abordar temas de interés común para la región como, el desarrollo social y económico, la educación, el desarme nuclear, la agricultura, la cultura, las finanzas, la energía, el medio ambiente.  

También fue creada pensando en que sería posible lograr una integración económica de la región, para formar una zona de libre comercio, con los alcances que hoy tiene la Unión Europea, la cual sirviera para promover el desarrollo económico y social de los países socios, mediante el impulso del comercio exterior intrarregional, además de promover la atracción de inversión extranjera directa IED. 

El pasado 18 de septiembre, el presidente de México Andrés Manual López Obrador en su calidad de presidente en turno de la CELAC, convocó a la Sexta Cumbre de este organismo, a la que asistieron los líderes de la región, con excepción de las representaciones de Brasil, Chile y Argentina. 

Durante las sesiones de trabajo, en una de sus intervenciones el presidente mexicano, invitó a los jefes de estado de las naciones presentes, a construir en el continente americano -con la inclusión de los Estados Unidos y de Canadá, una zona “parecida” a lo que fue en su ´momento la Comunidad Económica, la cual dio origen a la actual Unión Europea.

Esta ambiciosa propuesta de integración hecha por nuestro mandatario, no es nueva para la región latina y caribeña de América. Basta recordar que en los años 80 y 90, se crearon con el mismo fin el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), la Asociación de Estados del Caribe (AEC), la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), el Mercado Común Caribeño (MCC), el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y recientemente, en al año 2012, la Alianza del Pacífico.

La integración regional bajo la figura de una Comunidad Económica, - como lo propone el presidente López -, no es una tarea sencilla. Requiere que los países transiten a través de diferentes niveles de integración, iniciando con el más sencillo, que son los Acuerdos Económicos de Alcance Parcial, continuando con la formación de Áreas de Libre Comercio, las Uniones Aduaneras, hasta llegar a formar el Mercado Común. También se requiere concertaciones políticas entre los países miembros, que hoy en día, América Latina está muy lejos de alcanzar.  

México propone liderar un proyecto que no es acorde a su realidad económica actual. A pesar de estar integrado con más de 50 países alrededor del mundo, solamente lo hace a nivel de Acuerdos Económicos de Alcance Parcial, como es el caso de su participación en la ALADI o bien, formando zonas o áreas de libre comercio, como es el caso de los más de 10 Tratados de Libre Comercio TLC, entre los que destacan el firmado con Canadá y Estados Unidos y con la Unión Europea. Además, México promueve la integración económica de una zona, en donde en la actualidad, solamente coloca 5% de sus exportaciones totales, contra más del 85% que realiza hacia América del Norte, principalmente a los Estados Unidos.

Sin embargo, hay dos puntos álgidos que en estos momentos hacen aún más difícil la integración regional en un Mercado Común. Uno se refiere a las asimetrías que existen entre las economías de los países miembros de la CELAC; el otro se refiere a la ideología política en que viven Venezuela, Cuba y Nicaragua, la cual fue criticada de manera tajante durante la Cumbre en México, por los presidentes de Uruguay y Paraguay. 

En este contexto, la integración de América como lo propone el Presidente López parece inviable en el corto plazo, más aún cuando existen otros problemas estructurales y coyunturales que debe resolver la región en el corto plazo, como es el impacto económico ocasionado por la pandemia del COVID-19 y la crisis ambientalista, responsable del cambio climático, que tanto está afectando a los países del mundo, sobre todo a los que están en vías de desarrollo, como es el caso de los de América Latina.       

 

 

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala