Viernes, 30 Septiembre 2022

O Opinión

Recesión técnica y estanflación ¿qué pasa con la economía mexicana?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Durante la primera semana de febrero, apareció en los principales periódicos del país, e incluso del mundo, la noticia de que la economía de México había entrado en recesión técnica y en estanflación, lo cual generó preocupación y alarma, sobre todo en el ámbito financiero y empresarial.  

Sin embargo, de manera inmediata, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público SHCP y el propio presidente de México, López Obrador, minimizaron la noticia y aseguraron que “había otros datos”, que indicaban que la economía del país iba por buen camino; incluso pronosticaron un crecimiento del 5% para este año, aunque el Fondo Monetario Internacional proyecta solo el 2.8%.  

Para los economistas de todo el mundo, la economía de un país cae en recesión técnica, cuando su Producto Interno Bruto PIB se contrae durante dos trimestres consecutivos, como sucedió en México durante el último semestre de 2021; de acuerdo a cifras oficiales del INEGI, en el trimestre julio-septiembre, el aparato productivo nacional tuvo un retroceso de 0.4%, mientras que en el periodo octubre-diciembre, la contracción fue del 0.1%.

En este sentido, una recesión técnica significa para un país, una alerta de que la actividad económica, está atravesando un estancamiento o una desaceleración pronunciada y generalizada.

En el caso de México, este fenómeno se complica con otro problema económico muy importante, con el cual vivimos el día a día; se trata de la inflación, la cual, según datos oficiales del INEGI, alcanzó al cierre del año pasado el 7.36%, -un nivel no visto en los últimos 20 años-. La inflación se manifiesta con el aumento del costo de la vida y afecta principalmente a los grupos económicamente vulnerables.  

Cuando en un país -como es el caso del nuestro-, se presenta una recesión técnica y coexiste el incremento en los precios en los bienes y servicios (inflación), se presenta una estanflación, la cual es una condición en la economía, que favorece el empobrecimiento de la población y dificulta la salida de la recesión, al combinarse el incremento de los precios de bienes y servicios y el estancamiento o desaceleración de la actividad productiva.   

Además, estos dos fenómenos -recesión técnica y estanflación-, impactan directamente en la disminución de la producción de bienes y servicios, en la contracción de la oferta y la demanda, lo cual afecta el ingreso de las empresas, presionando la disminución de los salarios, el despido de los trabajadores, el aumento del desempleo, la disminución del poder adquisitivo y por consiguiente, se presenta una caída de la calidad de vida de la población.

Pero ¿Cuáles son las causas que han hecho posible que se manifieste la recesión técnica y la estanflación en México? La inflación, el repunte del coronavirus, la desconfianza entre los empresarios por los efectos de la reforma outsourcing, las disrupciones en las cadenas de suministro a nivel global, además de que la inversión fija, ha tenido una caída a partir de la pandemia, asociada con la política energética planteada por López Obrador.

Ante esta alarma nacional,  el presidente mexicano y algunos analistas económicos de su gabinete,  han minimizado el problema, argumentando que el estancamiento reportado por el INEGI es muy pequeño, el cual se debe únicamente a la contracción del sector terciario, por lo  que para hablar de una crisis económica nacional es muy prematuro, ya que se tendrán que  analizar otros indicadores macroeconómicos como la caída del empleo, el nivel de precios, el consumo interno, la capacidad de pago de los agentes económicos y una a alta inestabilidad financiera, entre otros.

Es verdad que este argumento es válido, pero no por ello, se puede tomar a la ligera la contracción del PIB y la inflación antes comentada. La recesión técnica y la estanflación, no son fenómenos que estén fundamentados en una teoría económica basada en corazonadas y en supuestos que no se hayan comprobado; son fenómenos reales que - hablando coloquialmente-, para una economía indican el inicio de un “resfriado”, el cual, en el caso particular de México, si el gobierno federal no lo atiende con la seriedad que el caso amerita, se puede convertir en una “neumonía”, que pondrá en riesgo la salud económica y social del país. 

Ojalá López Obrador y su equipo económico, tomen esta alerta con la seriedad que amerita y planteen las estrategias pertinentes, para que México se encamine hacia un crecimiento económico sostenido, el cual   deseamos todos los mexicanos.         

 

 

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala